Copia de Una herramienta para el desarrollo en Puerto Rico. Colaboraciones internacionales de invest

By Gloria Fernández Estébanez, MA, CRA




El desarrollo de colaboraciones de investigación internacionales puede servir como una poderosa herramienta de desarrollo económico para Puerto Rico. En esta coyuntura particular, Puerto Rico necesita crear nueva riqueza para salir de una crisis de deuda fiscal de más de $ 70 mil millones que ha empañado a la isla con la emigración y la escasez. Dar prioridad a las inversiones en educación e investigación básica puede iniciar una chispa revolucionaria para cambiar la forma en que nuestra pequeña isla se relaciona en un mundo ya globalizado.


En mi opinión, el avance de las colaboraciones de investigación internacionales solo puede suceder si se cumplen tres objetivos. Primero, un compromiso con el crecimiento de la administración de la investigación en todas las universidades locales. En segundo lugar, un compromiso de las universidades para fomentar los administradores de la investigación y los investigadores con las habilidades duras y blandas para navegar por nuestra ambigua situación política y el creciente panorama global. Y tercero, la creación de una sólida asociación en toda la isla entre universidades públicas y privadas para realizar esfuerzos de investigación y compartir todos los recursos e infraestructura escasos. Alcanzar estas metas se puede lograr si adoptamos como referencia importante los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que aprovechan cada uno de los desafíos que enfrenta Puerto Rico como país de bajos ingresos.


Las universidades e instituciones de Puerto Rico que se dedican al emprendimiento de la investigación deben entender que la administración de la investigación ES un campo profesional que involucra el “apoyo requerido para el éxito en los programas de investigación” (Beasley, 2006). La administración de la investigación tiene una historia y un cuerpo de conocimientos que se ha extendido a las fronteras globales. Incluso con un conocimiento básico que se ha mantenido relativamente constante, el futuro de la administración de la investigación requiere profesionales más capacitados y con más conocimientos que puedan cuidar de una empresa de investigación en crecimiento e impulsada por la tecnología. Por lo tanto, si las instituciones puertorriqueñas aspiran a parecerse a esas instituciones de primer nivel, de clase mundial, intensivas en investigación y de gran reputación, las universidades de la isla deben esforzarse por crear equipos sólidos de administración de la investigación con personal adecuado y profesional.


Aunque la mayoría de los administradores de investigación “han dado forma a su rol por sí mismos” (Andersen, 2011) y abogando por el reconocimiento como un componente institucional esencial, hay muchas universidades en Puerto Rico que todavía tienen una tienda de programas patrocinados por un solo hombre / mujer que administra todos los aspectos de administración de la investigación. Estas operaciones por naturaleza son en su mayoría centralizadas y, si tienen la suerte de crecer en personal y recursos, permanecen centralizadas ya que sus creadores quieren mantener un nivel de control que les otorgue poder dentro de la universidad.


En un entorno universitario, un administrador de investigación experimentado está expuesto continuamente a trabajar con colegas que tienen diversos antecedentes académicos y profesionales y niveles complicados de autoridad, lo que requiere el dominio de habilidades duras y blandas. Por su naturaleza intrínseca, los administradores de investigación desarrollan habilidades blandas como la paciencia de trabajar con colegas difíciles, la tenacidad para soportar largas horas y plazos ajustados, y la capacidad de explicar regulaciones complejas a los gerentes universitarios; así como habilidades para preparar propuestas, negociar costos indirectos y tener un manejo completo de los principios de costos. Cuando una asociación colaborativa se basa en una buena comunicación y confianza, las actividades del proyecto parecen fluir fácilmente independientemente de los cambios que se produzcan. Por lo tanto, para que las universidades de Puerto Rico amplíen las colaboraciones de investigación internacionales, es esencial fomentar administradores e investigadores de investigación que dominen una combinación de habilidades duras y blandas que se superponen en el ámbito de la comunicación, las competencias culturales y el conocimiento; pero sobre todo facilitan su capacidad para gestionar un entorno nacional e internacional complejo, ambos con estructuras de autoridad formales e informales (Andersen, 2018).


El desarrollo de propuestas competitivas no es una tarea fácil y puede volverse aún más complicado cuando las colaboraciones internacionales están en la mezcla. Por lo tanto, es vital cultivar administradores de investigación e investigadores que tengan “habilidades contextuales” (Bhatnagar y Bhatnagar, 2012), relacionadas con la “capacidad de operar con éxito en diferentes entornos, como diferentes países, diferentes regiones o un lugar de trabajo culturalmente diverso. " Glauner y Jones (2018) apoyan esto al indicar que el administrador de la investigación "debe ser consciente y comprender las diferencias culturales y también ser capaz de integrarlas", proporcionando un enfoque para los administradores de la investigación que deben reconocer las diferencias culturales, respetar otras formas de actividades y reconciliar los problemas al "salvar las diferencias". Por ejemplo, explicar políticas y procedimientos complejos para un proyecto de investigación dentro de una colaboración internacional requeriría adquirir conceptos básicos o leyes internacionales y valores culturales, así como la capacidad de ayudar a los investigadores a navegar sus circunvoluciones, incluida la evaluación de los riesgos inherentes de un proyecto.



Debido a los fundamentos culturales hispanos de Puerto Rico, el bilingüismo (inglés y español), el sistema de derecho comparado (Common Law y Civil Law) y su realidad sociopolítica con los Estados Unidos, nuestras universidades se encuentran en una posición muy estratégica para nutrir a los administradores e investigadores de investigación. que puede atravesar la complejidad de las colaboraciones de investigación internacionales utilizando un marco teórico y práctico. Los administradores e investigadores de investigación puertorriqueños pueden ser competentes a nivel internacional con “habilidades transferibles” como convertirse en intermediarios, ser proactivos en la gestión del cambio y convertirse en un diplomático eficaz (Anderson, 2018). Usando una hoja de ruta para el manejo competente de las diferencias culturales, los administradores e investigadores de investigación puertorriqueños pueden ayudar a las universidades internacionales a navegar por el sólido panorama de financiamiento de la investigación de los Estados Unidos, así como a aprovechar otros mecanismos de financiamiento internacional.


En el ámbito doméstico, las universidades de Puerto Rico deben romper sus silos competitivos en el ámbito de la investigación. Se debe fomentar un contexto de investigación más abierto haciendo que los productos de conocimiento sean más “transparentes, colaborativos y eficientes”. La Universidad de Puerto Rico debe dejar de menospreciar a las universidades privadas, menospreciar su capacidad para contribuir a la búsqueda del conocimiento. El deseo de establecer colaboraciones con socios potenciales, ya sea en casa o en otros países, podría hacer que mantengan una visión paternalista sobre la implementación de proyectos y, por lo tanto, no permita la transferencia total de conocimientos y el desarrollo de capacidades.


Las universidades públicas y privadas de Puerto Rico pueden trabajar juntas y compartir todos los recursos e infraestructura escasos. Por ejemplo, la Universidad de Puerto Rico, que se ve amenazada por más recortes de fondos y un déficit fiscal continuo, debería buscar aumentar las colaboraciones de investigación nacionales con universidades privadas locales como un medio para disminuir las reducciones recientes. Ampliar el acceso de las instituciones privadas locales al Centro de Investigación de Ciencias Moleculares (MSRC- http://cicim.upr.edu/) podría servir para ampliar el alcance de su alcance y encabezar otras posibles colaboraciones internacionales. El Fideicomiso de Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico (PRSTRT, por sus siglas en inglés) (http://prsciencetrust.org/) podría proporcionar subvenciones para colaboraciones de investigación entre investigadores de instituciones públicas y privadas en lugar de financiar proyectos de investigación sueltos. Además, el PRSTRT podría priorizar una agenda de colaboración en investigación nacional que pueda extenderse a nuestra región del Caribe centrándose en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, particularmente el más profético para nuestra isla, el Objetivo 14: la vida bajo el agua. Puerto Rico y la región se ven fuertemente afectados por el calentamiento global y el uso del agua, empañados por no tener suficiente poder como organismo internacional para tomar medidas a nivel local. Las colaboraciones de investigación locales internacionales derivadas del nivel de base serían más efectivas para abordar este problema y lograr algún tipo de resultado.


Para terminar, creo que establecer colaboraciones internacionales de investigación podría ser considerado para muchas instituciones puertorriqueñas como una tarea intimidante. Lo que se podría hacer como punto de partida es buscar un programa de financiación inicial que aborde una vulnerabilidad o un tema de riesgo dentro de nuestro contexto o entorno de investigación general. Por ejemplo, los Institutos Nacionales de Salud (NIH) financian actividades educativas que fomentan una mejor comprensión y manejo de la capacitación en ética de la investigación clínica, conductual y biomédica en países de ingresos bajos y medios (PIBM). Para empezar, las instituciones puertorriqueñas locales podrían acercarse a los países vecinos del Caribe para ampliar el conocimiento de los principios, procesos y políticas éticas con respecto a la investigación ética clínica y de salud pública internacional. Podría ser un comienzo razonable.


Referencias


Andersen, J. in Andersen, J. Toom, K., Poli, S. and Miller, P. F. (November, 2017). Chapter 15: Transferable Skills. Research Management, Europe and Beyond. Elsevier Science & Technology Books. pp. 319 – 332.


Beasley, K. (2006). The History of Research Administration. In Kulakowsky, E. and Chronister, L. (Editors). Research Administration and Management. Jones and Bartlett Publishers.


Bhatnagar, N. andUnited Nations Sustainable Development Goals. Retrieved from Bhatnagar, M. (Editors). 2012. Chapter 1: Soft skills: growing importance. Effective communication and soft skill: strategies for success. New Delhi, Dorling Kindersley India. online.


Glauner, A. and Jones, C. (2018). Cross cultural communication: Think AND, not but (don’t mind the gap, bridge it). NCURA magazine, Vol. 50., No. 3, May/June, 28–30.


Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Obtenido de: https://www.un.org/sustainabledevelopment/sustainable-development-goals/


Publicaciones destacadas
Aún no hay ninguna entrada publicada en este idioma
Sigue en contacto...
Mensajes recientes